Cómo almacenar la comida correctamente

Cómo almacenar la comida correctamente

Una buena planificación, gestión y almacenamiento de los productos que compramos resulta fundamental para evitar el despilfarro de comida en cualquier bar o restaurante.

Mantener los alimentos frescos y saludables durante más tiempo es una forma de evitar intoxicaciones alimentarias, de beneficiar al medio ambiente e incluso de ahorrar dinero en el día a día de una cocina profesional, pero, ¿Cómo se debe almacenar la comida? Hoy te damos los tips necesarios para evitar el pronto deterioro de los alimentos y reducir el desperdicio de alimentos.

Requisitos del lugar del almacenamiento de los alimentos en armarios o despensas:

El lugar de almacenamiento de cualquier alimento debe tener capacidad suficiente y debe ser un lugar fresco, seco y con una ventilación adecuada.

Además, todos estos lugares de almacenamiento deben ser de fácil limpieza y desinfección, así podremos garantizar la menor contaminación de los alimentos y productos.

como almacenar alimentos

En la despensa se deben almacenar los alimentos que se conservan a temperatura ambiente como legumbres, cereales y derivados: harina, pastas, galletas, azúcar, sal, café, cacao, especias, aceite, etc.

Además, también se podrán guardar aquéllos alimentos que hayan sido sometidos a tratamientos que les permiten estar almacenados en lugares que no requieran frío para su conservación como leche esterilizada o conservas.

¡Atención! Los alimentos, aunque estén envasados, no deben entrar nunca en contacto con el suelo. Además, si la despensa se sitúa en un armario, éste deberá disponer de puertas que protejan los alimentos del exterior.

Cómo colocar los alimentos en la nevera

Los alimentos etiquetados con la indicación “Conservar refrigerado” deben guardarse en la nevera para que sigan siendo seguros hasta su uso según la fecha que muestra la etiqueta. La temperatura de refrigeración debe ser por debajo de los 5ºC.

Uno de los principales riesgos en hostelería es la contaminación cruzada. Por eso es tan importante la organización correcta de los alimentos como una limpieza periódica.

Una cuarta parte de las intoxicaciones alimentarias son culpa de una mala refrigeración, por eso es importante saber cómo disponer los diferentes alimentos en un frigorífico:

Parte superior de la nevera:

En la parte superior de una nevera profesional debes colocar los yogures, latas o huevos frescos.

Los huevos son un alimento con un alto riesgo de contaminación, especialmente si se somete a cambios bruscos de temperatura. Por eso si no disponemos de un lugar aislado, fresco y seco es más aconsejable conservarlos en la nevera en la zona menos fría, que es la parte superior.

Parte intermedia de la nevera:

En la parte intermedia irían, por ejemplo, los alimentos ya cocinados o las salsas. Los embutidos abiertos. Este tipo de alimentos siempre deben estar tapados en recipientes herméticos.

Parte inferior de la nevera:

La parte inferior de la nevera es la zona más fría, por lo que debemos colocar los alimentos más perecederos como las carnes o pescados crudos descongelados. Hay que tener cuidado para que no se produzcan goteos.

Cajones aparte:

A la hora de almacenar las frutas y las verduras las dividiremos en aquellas que las servimos en crudo (irán colocadas en las baldas superiores o en compartimentos independientes para no ser contaminadas) y las que se van a utilizar cocinadas (almacenadas en un cajón específico para ello).

¡Recuerda! La organización adecuada de la nevera profesional reducirá los riesgos higiénico-sanitarios y contribuirá en una mejor gestión del servicio de comidas.

almacenar alimentos

Cómo colocar los alimentos en el congelador

Tener alimentos congelados en tu bar o restaurante siempre supone un ahorro de tiempo a la hora del cocinado y una medida ante el desperdicio de alimentos, como las verduras congeladas.

Los congeladores de hostelería son los más demandados para guardar productos durante largos periodos de tiempo. Cuentan con sistemas de eficiencia energética que resultan de gran utilidad para cualquier cocina industrial.

Pero también es importante tener en cuenta una serie de consejos para minimizar los riesgos de contaminación o de desperdicio de alimentos:

  • No introduzcas alimentos calientes en el congelador: si lo haces, el congelador se pone a trabajar para evitar que suba la temperatura y gasta más energía, aumentando tu factura de la luz de forma innecesaria.
  • La temperatura del congelador debe estar entre los -18° C y los -20° C.
  • Utiliza los envases apropiados (bolsas para congelador selladas y envases de plástico) para ayudar a proteger los alimentos y evitar la “quemadura por congelación”.

Recuerda que La organización adecuada de la nevera de tu bar o restaurante reducirá los riesgos higiénico-sanitarios y contribuirá en una mejor gestión del servicio de comidas.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios