COMER MÁS ALIMENTOS DE ORIGEN VEGETAL

Hoy en día, a medida que aprendemos más sobre el impacto negativo que la ganadería tiene en el medio ambiente, optamos por comer menos carne y más verduras y hortalizas . Y no es solo porque sean saludables, ricos en nutrientes como la fibra, en minerales y en vitaminas, sino también por el efecto positivo que pueden tener en el medio ambiente: comer más alimentos de origen vegetal puede reducir nuestra huella de carbono.

POR UNA AGRICULTURA MÁS SOSTENIBLE

¿Cómo podemos hacer que las verduras y hortalizas sean aún mejor para nosotros? Haciéndolas sostenibles. Al trabajar con la naturaleza y aumentar nuestro conocimiento del medio ambiente, podemos ayudar a proteger la vida silvestre, los hábitats y la biodiversidad que las plantas silvestres y los cultivos necesitan para desarrollarse. Hoy, cultivamos nuestros campos pensando en el futuro de nuestro planeta, para asegurarnos de que, el día de mañana exista una cosecha para todos.

NOMAD FOODS & “FSA”

Los principios de agricultura sostenible de Nomad, que se reflejan en el siguiente gráfico, están respaldados por la “FSA”. Dentro de los tres niveles que se definen en este modelo de evaluación -bronce, plata y oro- nuestros agricultores trabajan como mínimo a un nivel plata; de esta manera queda patente nuestro compromiso con la sostenibilidad.
Pasamos a describir estos principios, que definen el enfoque de Nomad Foods hacia la sostenibilidad agrícola, donde la agricultura regenerativa y el capital socioeconómico funcionan a la par, ya que una no puede subsistir sin la otra.

Los principios clave

Los 10 principios del marco de FSA son:

La gestión agrícola y social; selección del material vegetal;
manejo del suelo; manejo de los nutrientes; protección de cultivos; gestión de residuos; administración del agua; biodiversidad;
calidad del aire y emisión de gases de efecto invernadero;
condiciones laborales.

En la agricultura sostenible, no existe una solución única que cubra todos estos aspectos, por lo que el marco permite a los agricultores seleccionar aquellos que más se adapten a su explotación, como punto de partida, con la intención de trabajar sobre ellos para cumplir con el nivel mínimo plata.

Algunos ejemplos de aspectos que una explotación podría adoptar son:
- Un cultivo enfocado a promover la biodiversidad, para lo que desarrollará un plan que le permita trabajar con los ecosistemas naturales y la vida silvestre para mejorar la calidad del aire, el agua dulce y el suelo.
- El manejo del suelo enfocado en mejorar los niveles de materia orgánica y reducir los contaminantes para mantener las cosechas a unos niveles de rendimiento consistentes.
- El bienestar de los trabajadores es importante, por lo que las explotaciones pueden promoverlo con iniciativas como la negociación colectiva y dar voz a todos los empleados en cuestiones de salario y condiciones laborales.

EN EL MARCO DE FSA

El nivel Oro de desempeño se otorga a una explotación cuando cumple un umbral aún más alto de requisitos; tal y como se muestra en este gráfico.

De esta manera, si Plata corresponde con la correcta implantación de un número muy relevante de buenas prácticas agrícolas, Oro implica el cumplimiento de un nivel muy destacable de las mismas. Este método de evaluación proporciona un marco para la mejora continua que es evaluado por terceros y verificado por auditores independientes.

Descarga nuestro catálogo de productos